As gay as the rainbow

Dorothy

Hoy hablaremos de algo que probablemente ya sepas: el origen del uso de la palabra “gay”. Aunque también veremos algo que quizás desconozcas: la historia de la ideología detrás de esta palabra, que representa a toda nuestra comunidad.

As gay as you can be.

La palabra “gay” proviene del término inglés “gay”, que significa algo así como “muy pero muy feliz”, jovial, alegre por demás; aunque algunas versiones indican que proviene del vocablo francés “gai”, el que tiene una significación semejante.

Según lo que se rumora, se comenzó a utilizar cotidianamente la palabra “gay” para definir a ese tipo de personas por demás joviales, y (sin ánimos de crear ningún tipo de estereotipo) sucede a menudo que los homosexuales solemos preservar nuestra alegría en todo momento. Mucho hay para debatir sobre este tema, y quizás lo que te cuento aquí difiera de tus creencias o de tus conocimientos. Lo que os relato es simplemente una noción que es por demás aceptada en muchos círculos y que intenta definir a nuestra comunidad como nada más que “jovial”.

El por qué del arco iris.

Ahora que ya conoces la historia de la bandera gay, me gustaría contarte una historia sucedida hace ya muchos años y que ciertamente fue un fuerte pilar para nuestra comunidad. Es la historia que nos cuenta de la relación entre el “arco iris” y el colectivo homosexual.

Todo comenzó por el año 1939, con la aparición de una verdadera película de culto: “El Mago de Oz”, protagonizada por una jovial actriz de 16 años llamada Judy Garland, quien hoy es todo un ícono para la comunidad gay. Quizás pienses que su apoyo a los homosexuales se debía a que su padre era gay. Quizás pienses que todo nació a partir de sus confesas amistades gays. Y todo eso es, en verdad, muy influyente en su surgimiento como referente, pero esta asociación comenzó, justamente, con aquel filme.

En El Mago de Oz se relata la historia de Dorothy, una niña de un aburrido pueblo de Kansas en el que todo es gris y predecible. Luego de un intenso huracán, Dorothy viaja hacia un mundo tecnicolor lleno de novedades y alegrías, en el cual conocerá a sus amigos especiales mientras recorren el camino de ladrillos amarillos para llegar donde el Gran Mago de Oz, y así poder regresar a casa.

En la época, esta historia fue toda una revelación. Tal y como Dorothy, al salir del armario los gays encontraban un nuevo mundo lleno de colores, con nuevas perspectivas, nuevas sensaciones. El filme fue inmediatamente aceptado por la comunidad gay, elevando a Judy Garland como ícono representante de este despertar.

Todo quedó afirmado con su bellísima interpretación de “En algún lugar más allá del arcoiris” (“Somewhere over the rainbow”), que podría bien ser interpretada como el himno predilecto para explicar el momento de la salida del armario de todos y cada uno de nosotros:

En algún lugar más allá del arco iris, muy, muy alto

Hay un lugar del que he oído alguna vez, en una nana para ir a dormir.

En algún lugar más allá del arco iris, los cielos son de color azul,

Y los sueños que te atreves a soñar, en verdad se vuelven realidad.

Algún día pediré un deseo a una estrella, y me despertaré donde las nubes hayan quedado atrás;

Donde los problemas se derritan como gotas de limón; muy lejos por sobre las chimeneas,

Allí es donde me encontrarás.

En algún lugar más allá del arco iris vuelan pájaros azules,

Las aves vuelan sobre el arcoíris.

¿Por qué no puedo hacerlo yo también?

Si los pequeños y felices pájaros azules vuelan más allá del arco iris…

¿Por qué, oh, por qué no puedo hacerlo yo también?

{ 1 comentario… léelo más abajo oagrega uno }

franco julio 13, 2009 a las 00:29

muy buena idea para los que comienzan continua adelante!

Responder

¿Tú qué opinas?

Previous post:

Next post: