Reflexiones sobre ser valiente

Esta mañana estaba buscando el nombre de una canción que me gusta y que resultó ser “Como la vida”, cantada por Hanna:

y me he topado con un post de mi colega Rogue, de Lesbicanarias.

Su artículo, Reflexiones sobre ser valiente, vale la pena ser leído. Habla sobre el miedo que le entra a veces a la hora de defender su derecho a ser gay, y sobre su hermana Patricia, que parece que no se anda con remilgos a la hora de hacerlo por ella. Hay una anécdota en una reunión que tuvieron en la iglesia antes de su boda, cuando al sacerdote se le ocurrió mencionar que pensaba que la homosexualidad no estaba bien.

Rogue tiene suerte de tener una hermana como Patricia.

Hace muchos años, cuando tenía 16, mi mejor amiga me dijo: “Alfredo, hay que ser más frescos”. En ese lugar y en ese tiempo, “ser fresco” significaba algo así como “tener más cara” o ser más desvergonzado. Es que a mí se me daba fatal eso de controlar la vergüenza. De hecho, hasta ahora me sonrojo por cualquier cosa, aunque no tenga que ver conmigo.

Esa frase, “hay que ser más frescos”, se me quedó grabada en la memoria y hoy en día es una de las enseñanzas que intento dar más a menudo. Hay que tener menos vergüenza de ser uno mismo, no podemos ir por la vida con miedo. Porque el miedo no te deja andar, ni ver.

Hoy en día, a pesar de mis extraños ataques de sonrojitis ajena, intento practicar el arte de la desvergüenza a diario. Al final hasta lo hago por diversión. Y no hablo de ir por ahí defendiendo la diversidad sexual como un Don Quijote, sino de practicar la desvergüenza pura y dura, sobre cualquier motivo. Practicar el ser uno mismo.

Hoy en día tenemos modelos de desvergüenza magníficos: Peter Griffin, Homer Simpson, ¡Lisa Simpson!, Dr. House… por nombrar a los más divertidos. Luego están todas aquellas personas geniales que luchan por que mejoremos nuestras vidas: Tony Robbins, Jackie Warner, Joe Kort, Dalai Lama. Por si no lo han pensado nunca: ¿Qué persona con menos vergüenza que Dalai Lama? Sin ego no hay vergüenza, sin vergüenza puedes dedicar tu vida a ayudar a millones de personas a ser un poco más felices.

Y aunque la vergüenza y la falta de ella juegan un papel importante en la vida del valiente, yo me pregunto: ¿qué mejor valiente que aquel que es valiente a pesar de su propia vergüenza?

Se escucha en ocasiones aquello de “ser valiente significa avanzar a pesar de tener miedo”. Y vaya si en ocasiones siento el miedo durante mis ejercicios de desvergonzura. Pero para nosotros, chicos y chicas gays, lesbianas, bisexuales y trans, lo que más nos paraliza es la vergüenza que se ha quedado como una impronta en nuestras mentes después de una vida de educadores homófobos.

Así que hoy, desde este pequeño rincón del mundo, hago mías las palabras de mi mejor amiga y propongo: ¡Chic@s, hay que ser más frescos!

Identifiquemos la vergüenza de cada uno y echémosla fuera de nosotros. Seamos como cuando éramos niños pequeños, antes de que nos enseñaran lo feo que es ser diferentes. Es hora de desaprender esta parte de nuestra educación que no nos sirve más.

Algunos de ustedes sabrán que una amiga mía, muy querida, fue asesinada el año pasado. Hablé de ella en el primer post de este blog. Algunos de sus amigos y conocidos fuimos llamados por la policía.

Durante mi interrogatorio (que duró 4 horas), uno de los agentes me dijo:

– Vale, a esto me puedes responder, o no. Si no quieres responder, no pasa nada.

Me quedé extrañadísimo. Hasta que soltó un: “¿Eres gay?”

Recuerdo muy bien ese momento y recuerdo sobretodo que sentí un bum! en el pecho. Fue como cuando era adolescente en el colegio religioso y algún profesor me hablaba acerca de lo malo que era ser gay. Fue como: “Oh, no! Me ha descubierto!”.

Y ese día, en la comisaría, sentí que se encendía en mi interior un pequeño sentimiento de vergüenza.

Estaba en esa pequeña oficina policial, en un lugar que no me gustaba, cansado de hablar acerca del asesinato de mi amiga y de pronto este detective  -un hombre enorme que hacía sentir mucho respeto, un agente de la ley, alguien ‘superior a mí’- me mira a la cara y me pregunta si soy gay.

Otro momento que no podré olvidar.

Al demonio la vergüenza, hay que ser fescos.

Le miré a los ojos y respondí: “Sí”.

Y no pasó nada.

Día de Salir del Armario y Aniversario de la muerte de Matthew Sheppard

Matthew Shepard

Como muchos de ustedes sabrán, hoy se celebra el Coming Out Day o Día de Salir del Armario y mañana se recuerdan los 11 años que han pasado desde el asesinato de Matthew Sheppard, de quien hablé en “Por qué trabajo con gays y bisexuales“.

Judy Sheppard, la madre de Matthew, habló con Ellen Degeneres en su show: http://cli.gs/DZaWDQ

La entrevista es realmente conmovedora.

Por otra parte, ayer un lector, amigo y compañero de 14 años reunió el valor suficiente para decirle a sus padres que es gay. Me escribió contándome su experiencia y las preguntas y reacciones de su padre y su madre. En unos días (y si me da su permiso), hablaré sobre este caso en particular.

¡Felicidades por dar este paso, amigo!

Y ahora les pregunto a ustedes: ¿Aprovecharán esta fecha especial para salir del armario?


Recibe mis artículos en tu Email
2009 (c) Alfredo Carrión Vermiglio

{ 4 comentarios… léelos más abajo oagrega uno }

Rocio octubre 11, 2009 a las 18:22

Alfredo, muy buen post. El miedo puede detener nuestra vida o nuestro buen humor en cualquier aspecto, miedo a aceptarse como es, miedo a los cambios, a asumir nuevas responsabilidades. Creo que el tema de tu post es universal y me gusta haberlo descubierto pese a que mi experiencia de vida es distinta.
Admito que peco de miedosa y no en un sentido ridículo y “loud” , sino más bien silencioso. Las frases que citas me dan fuerzas para “ser más fresca” ante la vida en general y desde ahora lo voy a aplicar. Si antes no lo he hecho es justamente por miedo! que terrible, pero bueno por algo empezaré. Gracias! 🙂
Rocio A.F

Responder

Maye octubre 12, 2009 a las 18:04

… Sabes=?… que me encanta leerte… tanto como a Rogue…. me levantan el animo… y hoy mas que nunca lo necesito…
Estoy aprendiendo a ser mas ” fresca”… a tener mas valor… a luchar por lo que quiero… y no q no me importen lo que piensen mis amigos o familia… sencillamente por que yo misma decido…. si quiero vivir asi y NO… no quiero… quiero ser feliz… con todo lo que ello implica… Ser Valiente…
Grax.. alfredo.. un bexo.. desde Mexico……

Responder

DANIEL ORTEGA octubre 18, 2009 a las 04:07

Hola Alfredo
Te escribo desde Colbia con el unico fin de contarte que el leer el blog me ha servido de aliento para seguir con esta epoca tan dificil en mi vida, tantas dudas de dificil solucion, y lo peor sin la oportunidad de poderlas superar con la yuda de alguien pues la verdad no confio en nadie y me da miedo que vaya a tener problemas por intentan buscar ayuda con alguien, quisiera que tambien le dieras algun consejo a quienes no les gusta ser homosexuales ya que hay muchos reprimidos desdichados que no les gusta como son, igual solo tiene dos opciones el aceptarse y amarse a si mismo , o si tu les colaboras dejar de ser homosexuales, esta es una comunidad y por tal solo debe estar en ella gente comprometida con la causa de trabajar dia a dia por la aceptacion total del homosexualismo por la sociedada.
Nunca habia escuchado palabras tan educadas, preparadas y dignas para referirse a la homosexualidad eres mi idolo.

Responder

literaturagotica octubre 19, 2009 a las 20:43

ALFREDO SABES QUE TU BLOG ME FASCINA, SIEMPRE LO LEO Y REPRESENTA MUCHO PARA MI DESDE QUE LO DESCUBRÍ, ADEMÁS TUS TEXTOS LE HAN DADO EL ÉXITO A MI BLOG, MITOS Y CUERPOS

GERARDO

Responder

¿Tú qué opinas?

Previous post:

Next post: