Mi pequeño secreto

Acabo de leer el título de este post y me he reído. Es que suena cursi a más no poder; casi para ponerme a cantar como la Giménez.

En las últimas semanas he estado pensando acerca de contar o no contar mucho acerca de mi vida en este blog. Al fin y al cabo, es el blog de Alfredo Carrión… y algo de Alfredo tiene que tener.

Mis amigos me conocen bien porque soy un libro abierto. Lo he demostrado aquí algunas veces, como cuando hablé sobre mi fallida relación abierta. Debería escribir más sobre mí , porque va a parecer mi vida se ha reducido a escuchar a los demás.

Podría ser gracioso que una de las pocas veces en las que he compartido parte de mi vida íntima por aquí ha sido para hablar acerca de lo poco que me gustó mantener una relación abierta (sin saberlo).

Gracioso porque de forma paralela a mis experiencias con otros chicos, he mantenido una de esas relaciones raras que marcaría en Facebook con un “es complicado”.

Como soy tan cursi para llamar a este chico “mi pequeño secreto”, también seré tan cursi para llamarle “mi amante”.

Mi amante y yo llevamos unos cuantos años juntos. Nos conocimos, nos hicimos muy buenos amigos y no ocultamos el hecho de que nos gustábamos a más no poder. Un buen día… ¡zas! ¡En toda la cara! Y al día siguiente. Y al día siguiente. Y al día siguiente. Y así hasta ahora.

En estos años hemos tenido de todo; seríamos una pareja excelente de no ser porque no somos una pareja normal: somos amantes. Y no se vayan a confundir: hay amor en el aire, mucho amor.

Con todo, él sabe (y yo sé) que necesito una relación más seria. Alguien a quien presentar a mi familia: “Familia, éste es Leonardo DiCaprio. Leo, ésta es mi madre…”

Y mi amante también necesita lo que sea que necesite (sospecho que necesita divertirse, más que nada… y aprovechar la juventud).

Por eso, durante este tiempo, hemos permanecido abiertos a salir con otras personas.

He conocido a hombres increíbles en los últimos meses; la mayoría gracias a la sección de Contactos de Chueca.com y a Gay Romeo, dos servicios que me encantan.

No he llegado a conocer a mi hombre ideal, pero tengo mucho tiempo para encontrarlo.

Mientras tanto, mi corazón está con mi amante de Tenerife, a quien sigo adorando como en el primer día. Y sé que él siente lo mismo.

Me pregunto si algunos de ustedes están en una situación parecida a la mía: ¿Alguno tiene amigos con derecho a roce? ¿Amantes más-o-menos secretos? ¿Relaciones ligeramente abiertas?

Me encantaría saber que no soy el único rarito por aquí.

{ 6 comentarios… léelos más abajo oagrega uno }

Josepe enero 12, 2010 a las 15:37

Qué bonita la historia con tu amante, Alfredo. Yo llevo un tiempo saliendo con alguien, pero no nos consideramos novios ni nada por el estilo, sólo “amigos con derecho a roce”. Lo preferimos así porque ambos somo muy independientes y no sé si soportaríamos una relación más seria. No está mal como opción.

Responder

Alfredo enero 12, 2010 a las 15:39

Como opción está bastante bien, Josepe. Creo que todo depende del momento en el que estés y de lo que desees.

¡Un placer haber recibido tu comentario! 🙂

Responder

Alvaro enero 12, 2010 a las 21:59

hola alfredo, primero que nada quisiera agradecerte por este blog, me ha ayudado mucho a aceptarme como soy y a calmarme la mente, pero leyendo tu historia me ha dado sentimientos encontrados que te llames “rarito” en tu post. No tienes nada de raro en querer a una persona solo como amigo de roce, pero si tu buscas algo mas serio pues me parece que deberias hablar con el, si de verdad lo quieres a tu “amante” deberias decirle tus verdaderos sentimientos, a no ser que el mismo te haya dicho que no quiere nada serio. Me parece en lo personal que no perderias nada intentandolo, y si no se convierte en lo deseado, mira el lado bueno sigue siendo tu amigo con roce no?

Responder

Alfredo enero 13, 2010 a las 09:44

Hola, Álvaro! Gracias a ti por leer el blog.
De hecho, le quiero más que como un simple amigo (y más que un amante). Como sabrás, uno de los consejos que suelo dar más a menudo en cuanto a problemas de pareja es mantener la comunicación abierta. Hablar siempre y sobre cualquier problema que se presente. Lo hemos hablado (de hecho hablamos muchísimo); él sabe lo que siento por él (y lo que quiero), y yo sé lo que siente por mí (y lo que desea).
Después de tantos años no hay muchos secretos entre los dos. De hecho, sabe que iba a escribir este artículo y seguro que leerá todos los comentarios.
Con todo, me alegro de tenerle como le tengo; su compañía ha hecho que mi vida sea un poco más feliz, más divertida y especial.
De nuevo muchísimas gracias por leerme y espero verte por aquí más a menudo, Álvaro! 🙂

Responder

Alvaro enero 14, 2010 a las 01:27

jaja gracias 😀 me veras muy seguido por aqui, de hecho estoy entrando casi cada dia para leer un poco a poco, Alfredo muchas gracias por todos tus post, sobra decirlo eres una luz en medio de la oscuridad para algunos( aunq suene cliche y muy “meloso”) . . . Cuidate

Responder

Gléz-Serna enero 19, 2010 a las 22:28

Si se dejan las cosas claras desde el principio, marcando el camino a seguir, pienso que todo ira bien. Lo malo es cuando cada uno piensa algo diferente, porque llega un momento en el que se “choca´´ y todo acaba como el rosario de la aurora. La sinceridad es fundamental para una folloamistad

Responder

¿Tú qué opinas?

Previous post:

Next post: