Gracias, Ellen DeGeneres

Sé que había prometido utilizar esta semana para responder a varias de sus preguntas, pero quiero hacer un paréntesis para mostrarles algo que cambió mi vida cuando tenía quince años.

Estoy seguro de que muchos de ustedes conocerán a Ellen DeGeneres. Cuando yo era adolescente (el siglo pasado) Ellen tenía un show llamado… Ellen (duh!). Yo lo veía por Sony Entertainment; era una pasada. No podía parar de reírme, más o menos como me pasa hoy en día con Will&Grace.

Durante la cuarta temporada de la serie, Ellen decidió que su personaje de la serie (Ellen Morgan) saliera del armario. Ella misma había hecho pública su orientación  sexual a principios de ese año, en el Show de Oprah y en la revista Time. El episodio en cuestión se llamó “The Puppy Episode”.

Recuerdo el día en el que lo ví. Ya había anochecido y yo estaba en el salón, frente a la tele. No había nadie más en casa, además de la criada, que estaba en la cocina.

Y fue un gran ¡wow! Ya sabía que iba a ocurrir (me lo habían dicho), pero en ese momento fue como… no sabría explicarlo bien… como estar con alguien que realmente te cae bien y llevas un buen tiempo riéndote con ella y ahora te revela que tiene algo más en común contigo. Una flipada parecida. Fue como “nuestro secreto” (en casa).

Ese año fueron dos las mujeres que cambiaron mi vida y hacia las que siento un aprecio fuera de lo común. Las adoro y no sé qué habría pasado conmigo de no haberme topado con ellas: Ellen DeGeneres y mi mejor amiga, Cecilia Collantes.

Les escribo esto porque encontré el capítulo en cuestión (subtitulado en español), mientras tonteaba por la red. Si no lo han visto, recomiendo altamente su visionado (qué raro sonó eso). Si ya lo han visto, ¿por qué no verlo de nuevo? Si están leyendo esto por el feed del email, querrán pasar al blog ahora mismo, para echarle un vistazo al vídeo:

Ellen DeGeneres – The Puppy Episode en español 4×22 (1/3):

Ellen DeGeneres – The Puppy Episode en español 4×22 (2/3):

Ellen DeGeneres – The Puppy Episode en español 4×22 (3/3):

Lamentablemente este episodio levantó una gran controversia (recuerden que estamos hablando del siglo pasado) y colocó al programa en el punto de mira de varios grupos religiosos y anti-LGTB.

Poco a poco la audiencia del programa cayó y terminaron cancelando la serie. Según las críticas que llegaban a la ABC, el programa se había empezado a centrar demasiado en temas gay.

Pero no hay que apenarse por Ellen DeGeneres, ya que ahora tiene uno de los talkshow más populares de Estados Unidos y sigue igual de divertida.

{ 5 comentarios… léelos más abajo oagrega uno }

Alvaro febrero 9, 2010 a las 21:26

Ellen DeGeneres, el mejor ejemplo que se ha podido citar sobre una persona que vive su vida sin preocuparse de los prejuicios de la sociedad anti-LGTB, ademas ser en extremo divertida, no me pierdo su show en Sony (tambien…) ni Will&Grace =) Gracias por el video Alfredo y por el blog tambien !

Responder

del... febrero 10, 2010 a las 19:26

Hola Al…
Ps mira que aunke no he visto mucho su show, algunas veces si y ps es muy divertida su manera de ser. Si ha llegado hasta allá es porque precisamente no se dejó debilitar por los comentarios homófobos, la cancelación de su show y todo ese tipo de cosas y censuras que se pueden hacer presentes en la vida de cualquier LGTB. Gracias por los videos!!!

Responder

Alfredo febrero 11, 2010 a las 16:57

Ver a Ellen siempre es una alegría: la tía está loca. Hay un vídeo por ahí en el que se mete a un instituto para aprender a hablar español. ¡Buenísimo! Ellen puede ser ya mayor, pero es tan divertida y tiene un espíritu tan juguetón que parece que tuviera aún veinte años. ¡Me encanta!

Responder

alan febrero 18, 2010 a las 18:50

acabo de encontrar tu blog y la verdad es que esta genial!, al fin alguien que habla del tema en serio y abiertamente, lo poco que he leido me ha encantado, muchas felicidades. y estaré por aca frecuentemente, porque al igual que muchos ando confundido y creo que tu blog será de gran ayuda

Responder

Alfredo febrero 20, 2010 a las 18:18

Gracias, Alan!

Responder

¿Tú qué opinas?

Previous post:

Next post: