Mi padre se ha olvidado de que soy gay

En las últimas semanas he recibido un montón de mensajes con preguntas y comentarios acerca del blog. Actualmente estoy trabajando con clientes de pago, además de estar volviendo a preparar un libro que estaba escribiendo para ustedes (he tenido que volver a empezarlo debido a que cometí un error de cálculo al principio del proyecto).

Debido a esto, no he tenido mucho tiempo para contestar todos los mensajes que habéis enviado, aunque sí que los he leído. Todos y cada uno.

Aprovecharé esta semana para contestar algunas de las preguntas que he recibido. ¡Espero que mis respuestas sean de utilidad!

Intentaré contestar varias preguntas a lo largo de la siguiente semana, así que no se sorprendan si reciben múltiples avisos de novedades en su email.

Empezaré hoy con un chico joven, que ha tenido un problema con su padre:

Alfredo,

Creo que mi padre se ha olvidado que soy gay. Me quedé mudo cuando vino la hermana de su novia y le pregunté que quién era. Me dijo que era la hermana de su novia y tal, y agregó “Qué, te gustó, ¿no? Es guapa”. Me quedé mirándolo, sorprendido.

Les has dicho a tu padre que te gustan los chicos, pero unos días después parece haber olvidado por completo que eres gay. Aunque parezca un extraño caso de amnesia selectiva, no es nada extraño, ni poco común. No, tampoco es amnesia selectiva, no tienes que llevarle al neurólogo.

En ocasiones, aún después de que sus hijos hayan salido del armario, los padres guardan esa esperanza de que no sea cierto. Sé que suena raro, pero para algunos padres es esperanzador que sus hijos sean heterosexuales.

Les dices que te gustan otros chicos, pero ellos terminan creyendo que lo has dicho en un momento de enfado o por un acto de rebeldía. O creen que es una fase. “Ahí va… la semana pasada quería ser arquitecto y esta semana quiere ser gay. ¿Qué querrá ser la próxima semana? ¿concursante de Gran Hermano?”.

Los padres lo tienen difícil a la hora de aceptar que la orientación sexual de sus hijos no es la heterosexual.

Y si un día les confiesas que te gustan los chicos, pero luego no vuelves a mencionar el tema, es fácil que caigan en un “olvido”.

Muchas veces se sienten confundidos y no saben qué hacer. “Si no volvemos a hablar del tema, será como si nunca hubiera ocurrido”, piensan.

“Si Carlitos no ha vuelto a mencionar lo de ser gay, es que se lo ha pensado bien y se ha dado cuenta de que le gustan las chicas. Todo habrá sido una tontería suya”.

Algún día, para tantear el terreno, aprovecharán que les preguntas por una chica y preguntará: “Qué, te gustó, ¿no?”.

Y ese será el momento perfecto para recordarles la conversación del otro día, esa en la que le comentaste que te gustaban los chicos y que las chicas no te molaban tanto.

Mi consejo para evitar la amnesia selectiva post-salida del armario:

  1. Un día, vas y le confiesas que eres gay.
  2. Al día siguiente, se lo vuelves a comentar. Pregúntale qué ha pensado al respecto.
  3. Al día siguiente, descansa.

No digo que saludes a tus padres todos los días con un “¡Soy gay! ¡Buenos días!”. Pero tampoco ocultes las cosas. La gente suele confundir el ser discretos, con vivir ocultando cosas. No hay nada qué ocultar.

Si tienes hermanos o hermanas heterosexuales, observa cómo expresan su orientación afectiva y sexual.

Yo tengo dos hermanos; una hermana mayor de 30 años y un hermano menor, de 22.

Mi hermana lleva con el mismo chico, Diego, desde que tenía 15 años. Ahora están casados. Cuando eran novios pasaban el recreo juntos en el colegio; se tomaban de las manos y a veces se besaban. Diego solía visitarla por las tardes y se quedaban en el salón de casa, haciendo cosas de quinceañeros enamorados. A veces, mi hermana pasaba el día con la familia de Diego. Todos sabían que eran novios.

Ahora mismo mi hermano está con una muchacha alemana, María. Llevan meses juntos. Toda mi familia conoce a María; ha comido con nosotros, hemos salido juntos y la queremos mucho. Es maja, nos cae bien. A veces, María se queda a dormir en casa de mi hermano. Es normal, son novios. Salen juntos, los he visto besándose en la calle e incluso frente a nosotros.

¿Te imaginas qué pasaría si les gritara, enfadado, que fueran más discretos? ¿Si les dijera que nadie tiene por qué saber que están juntos?

¿Si les aconsejara que ocultaran su relación y que no expresaran su amor en público porque está feo hacerlo?

Antes de estar con María, mi hermano salía con otras chicas. En la familia sabíamos cuándo salía con alguien. Sabíamos que eran chicas. Mi madre lo sabía. ¿Por qué iba a ocultar que había empezado a salir con una chica?

Pues lo mismo se aplica a ti.

Eres gay. Eres lesbiana. Eres bisexual. Da igual. No está mal que tu familia sepa que estás saliendo con alguien. No está mal que sepan que te gusta alguien. No está mal que conozcan a tu novio (con el que llevas saliendo casi un año).

Si no está mal para nuestros hermanos heterosexuales, ¿por qué iba a estar mal para nosotros?

¿Pero qué es lo peor que puede ocurrir si le ocultas  a tus padres que te gusta alguien? ¿Si dejas que su amnesia selectiva vaya a peor?

Pasan diez años y es el día de tu boda. Tú y tu futuro esposo están vestidos con trajes negros muy elegantes. Él tiene un clavel rojo en la solapa. Tú, un clavel blanco. La sala está llena de invitados. Empieza a sonar la música, un cuarteto de cuerdas que interpreta Canon en D major, de Pachelbel. Cierras los ojos y disfrutas este maravilloso momento. ¡Por fin te vas a casar con el hombre que te ha hecho tan feliz! Entonces se acerca tu padre con unos langostinos en la boca y te pregunta: “Eh, ¿Has visto a la dama de honor? Qué, te gusta, ¿no? Es guapa. Creo que deberían salir juntos”.

Si te ha gustado este artículo, únete al grupo El Matrimonio Gay Extinguió a los Dinosaurios, en Facebook, y ayúdanos a prevenir una nueva extinción masiva.

Desde aproximadamente mis 12 años tuve fantasías sexuales con hombres. Un día en el colegio conocí a una niña que me encanta, la amo, la sigo amando, pero sigo teniendo fantasías con hombres. ¿Eso significa que soy bisexual?

En realidad no se qué hacer, estoy muy confundido con mi vida, esas fantasías, esa niña, dan vueltas en mi cabeza, vueltas y vueltas, no se qué hacer. ¿Debería consultar a un psicólogo?

Me da mucha vergüenza enfrentar esto como se debe, que mi familia sepa que soy homosexual o bisexual porque hétero no soy Por favor, necesito tu consejo. Gracias de antemano.

{ 10 comentarios… léelos más abajo oagrega uno }

El Bulldog febrero 5, 2010 a las 22:16

jajaja que cosas se te ocurren madre mia:
lo digo por lo de los langostinos en la boca.

Bueno que ‘soy fan’ tuyo, sigue asi. me encanta tu blog!

Responder

Alfredo febrero 7, 2010 a las 18:41

Hola, Bulldog! Qué bien tener un fan por aquí! 😀

Un abrazo enorme y me alegro que te haya gustado el artículo! Abrazo!

Responder

Alberto febrero 7, 2010 a las 03:08

Hola
🙂
me gusto el blog
bueno es que a mi tambien me ha pasado que mi papá me pregunta asi
de muchachas de mi escuela yo no le digo nada
no se q desirle nomas me quedo callado,
nomas que aveces si es molesto o me siento incomodo
asi que me pregunte aun despues de que
le dije que me gustaban los hombres.

Responder

Alfredo febrero 7, 2010 a las 18:44

Bueno, Alberto, ya sabes cómo son los padres de “despistados”. Y ya sabes qué hacer para evitar esos despistes. Si ya se lo has dicho, no creo que esté mal recordárselo de vez en cuando. Mi hermana siempre nos recuerda que sigue con Diego. Y mi hermano siempre nos recuerda que está con María. Cosas de heterosexuales: nos tienen que restregar su vida sentimental en la cara.

Responder

Bruno febrero 8, 2010 a las 22:19

jeje este es mi caso, gracias por la ayuda =)

Responder

Alfredo febrero 9, 2010 a las 18:35

De nada, Bruno 😉

Responder

Kelen febrero 11, 2010 a las 16:36

Mi mejor amiga acaba de salir del armario. Di que lo suyo es de mofa, hasta hace cosa de 11 meses era hetero, no ha tenido novio, pero si rollos y ha estado colgada de mas de uno. Hace once meses se lio con una (con cara de niño de 16, pero mujer al y al cabo) desde entonces no se han separado. De hecho, me case con mi novio de toda la vida a principios de año, ella fue de testigo y se la trajo (era una ceremonia intima, con 12 invitados)

Hace un par de semanas se lo dijo a los padres. Estan decepcionados. Creen que es un capricho o que la otra la engaño aprovechando la borrachera que llevaba la primera noche (pedazo pedal debe tener, si casi un año despues siguen) De hecho, el padre le llego a decir que el, aunque admirase mucho a un hombre no se acostaria con el (ahi la gran respuesta de su hermana de 18 años “¡pero es que tu eres hetero!”

Ya veis, mi pobre, con 24 años y una relacion lesbica de casi 1, resulta que ha sido engañada o que tiene un capricho.

Manda cuyons.

{kln}

seguire husmeando tu blog, lo poco que he leido me ha encantado! ^_^

Responder

Alfredo febrero 11, 2010 a las 16:53

Hay que ver la paciencia que tenemos que tener con nuestros padres a la hora de tratar estos temas. La hermana de tu amiga dijo una gran verdad: claro que él ni lo entiende, ni le entra en la cabeza, ni lo probaría; al fin y al cabo es
heterosexual. Pero eso no significa que no sea aceptable.

Con el tiempo terminan aceptándolo; sólo hay que darles tiempo, tener paciencia y hacerles ver que no es tan raro.

Un beso enorme, Kelen y gracias por aterrizar por aquí! Y dale un abrazo enorme a tu amiga de mi parte!

Tu mensaje me ha hecho recordar que cuando yo tenía unos 16 años solían gustarme algunas chicas. Si me preguntaban cuál era mi tipo decía: “Mi tipo de mujer es… mmm… me gustan menudas, sin tetas y con cara de chico”. Y luego agregaba mentalmente: “Y si tiene pene, mejor”.

Responder

Eddie junio 17, 2010 a las 12:14

Que tristeza todos piensan como hijos, ustedes creen que los padres nos casamos para tener hijos gay, asesinos, drogadictos, violadores, etc, etc, etc, NO, NO, que si ellos se convierten en uno o en todo lo mencionado o por mencionar, los dejamos de amar, el padre o la madre nunca lo acepta hasta que se muere, pues se unió a su pareja, por amor y para que el fruto de ese amor, sea una motivo de felicidad para su vejez, no los entienden o los comprenden, SOLO LOS AMAN, ¡¡¡¡paciencia!!!!, cuanta inmadurez, desamor, incomprensión, los hijos creen que sus padres nacieron teniendo 30 ó más años, que nunca fueron niños, jóvenes, adultos, porque los padres nunca le van a decir a sus hijos como su corazón sangra, como una espada atraviesa su pecho, cada segundo de su vida; ellos los procrearon, y en sus mentes soñaban lo mejor para ellos, (ser gay es lo mejor para mi o sea tiene que amarme) la opción sexual es una gran mentira, porque si la naturaleza hubiera querido que un hombre sea mujer, lo hace mujer, y punto. Pobre mente eso todo es mental, pero mientras no lo entiendan, nunca podrán ser felices viven en mundo imaginario, alguna vez abra un mundo gay ¿Porque no viven en un lugar donde todos sean iguales, el polo norte o polo sur por ejemplo? Dentro de su egoísmo necesitan de los heterosexuales como ustedes los llaman, porque es tanto su egoísmo, vanidad, egolatría, que ni siquiera el amor a de sus padres comprenden.

Responder

kikolo mayo 4, 2011 a las 03:00

el dia que se lo dije a mis padres em sorprendio su reaccion…mucho mejor de lo que pensaba, pero para mi sorpresa con el paso del tiempo lo asumio mejor mi padre que mi madre…cuando habia pasado casi un mes de la salida del armario me la encontre seria sentada en la cocina, con la mirada eprdida y me dijo q me seguia queriendo y q siemrpe seria su hijo pero q no le gustaba nada q fuese gay a lo q me quede en blanco sin saber q responder , y mi hermana(q tiene 4 años menso q yo y es lo mas bonito q hay en este mundo) salio como una flecha se su habitacion al oir la conversacion y con voz seca y tajante solto un: I A MI NO ME GUSTA TENER LOS OJOS MARRONES, NO TE JODE!!
Lo recordare toda mi vida como uno de los momentos mas comico-dramaticos que he vivido…xD

Responder

¿Tú qué opinas?

Previous post:

Next post: